Para que una contraseña sea considerada segura debe contener una combinación de letras mayúsculas y minúsculas, números y caracteres especiales. Además de eso, se debe evitar utilizar información personal o cualquier dato que se pueda inferir de las publicaciones que se hacen en redes sociales. Estos son recaudos básicos que, al parecer, los argentinos no tienen en cuenta.

Según una encuesta realizada por la empresa de ciberseguridad Avast, el 97% usa una contraseña de seguridad débil en sus cuentas personales. A su vez, según la encuesta realizada a 1.575 usuarios, el 42% usa la misma contraseña en varias cuentas, lo cual incrementa el riesgo de que sean hackeadas.

Asimismo, los usuarios suelen incluir en su passwords datos que podrían ser inferidos fácilmente por los ciberdelincuentes. Según el informe, el 19% de los encuestados usa su propio nombre o el de un familiar en su contraseña, el 11% utiliza una palabra relacionada con algún hobby, el 10% recurre al nombre de su mascota, el 8% usa la fecha de su cumpleaños, el 6%, el nombre de celebridades, el 5% se inclina por un libro o película favorita, el 6% emplea parte de la dirección de su casa y el 3%, el nombre del sitio donde están ingresando.

Los usuarios parecen no ser conscientes del riesgo que representa el hackeo de cuentas. Sólo por citar un dato, en enero de este año, se filtraron 773 millones de correos y 21 millones de contraseñas.

A pesar de esta y otras noticias similares, la encuesta develó que el 70% de los argentinos nunca comprobó si su mail estuvo involucrado en alguna filtración. En promedio, sólo el 27% cambió sus contraseñas después de haber sido informados de una violación de datos, el 22% nunca modificó sus contraseñas y el 22% lo hace sólo una vez al año. Apenas el 16% modifica sus datos de acceso cada tres meses.

Para cuidar la privacidad es importante, en primer lugar, generar una contraseña robusta que incluya al menos 10 caracteres que combinen letras, números y signos. Además, la clave no debería estar vinculada con ningún dato personal. Asimismo, se tiene que cambiar la contraseña con cierta frecuencia y evitar usar la misma clave en múltiples cuentas.